sábado, julio 13

Legislatura bonaerense: rechazaron un pedido de Julio “Chocolate” Rigau para recuperar su libertad

La Justicia denegó un pedido de morigeración de la prisión preventiva que presentó tras más de cinco meses detenido; crece la inquietud entre los otros acusados

LA PLATA.– Julio “Chocolate” Rigau seguirá tras las rejas. El juez de Garantías, Guillermo Federico Atencio, rechazó hoy un pedido para morigerar la prisión preventiva que afronta el puntero del PJ desde hace más de cinco meses, tras concluir que no existen razones de salud, ni tampoco procesales para disponer su excarcelación o flexibilizar las condiciones de su detención.

Atencio denegó así la petición de Rigau, quien había argumentado que afronta una depresión severa tras la muerte de su esposa -cuando él ya se encontraba detenido-, lo que se sumaría a un cuadro de hipertensión que requiere medicación, pero que se niega a tomar porque reduce su capacidad de mantenerse atento a los riesgos inherentes de una cárcel.

Rigau permanece detenido en la Alcaldía Departamental “Roberto Pettinato” desde el 15 de octubre pasado, cuando la Cámara de Casación bonaerense revocó un controvertido fallo de la Cámara de Apelaciones que había ordenado su excarcelación con el argumento de que la Policía lo había arrestado sin causa, violando su intimidad. Rigau está acusado de ser presunto miembro de una asociación ilícita que defraudó al Estado bonaerense por cientos de millones de pesos.

Así, tras más de cinco meses y medio detenido en las afueras de esta ciudad, Rigau presentó un pedido de morigeración de su prisión preventiva. Lo basó en un presunto cuadro de depresión, desequilibrio anímico, ansiedad, irritabilidad emocional e hipertensión, además de plantear que no representaba un “riesgo procesal” para la investigación. Es decir, que de salir de la cárcel no intentaría fugarse, ni destruiría evidencias o amedrentaría testigos.

La fiscal a cargo de la investigación, Betina Lacki, sin embargo, rechazó la petición. Se apoyó en los argumentos de los varios peritos que revisaron y entrevistaron a “Chocolate” Rigau durante las últimas semanas, y que concluyeron que las diversas afecciones que presenta pueden tratarse con medicación o son, incluso, inexistentes.

En ese sentido, el propio Rigau detalló que se niega a tomar clonazepam durante la audiencia en que cada parte planteó sus argumentos a favor y en contra de la eventual morigeración de la prisión preventiva. Sostuvo que le generó un “letargo prolongado” que no estaba dispuesto a volver a sentir, ya que se encuentra alojado en una dependencia que le exige estar alerta para su propia protección y la de otros detenidos.

Para el juez Atencio, sin embargo, la negativa de Rigau a ingerir la medicación ordenada por los profesionales del Servicio Penitenciario Bonaerense que lo revisaron se convirtió en un indicio en su contra. “Pueden ser tenidas –argumentó el magistrado- como el reconocimiento de que pretende provocar la situación que invoca para obtener la morigeración pretendida”.

El juez también se apoyó en los informes del psiquiatra Pablo Capurro y de la psicóloga Silvia Acevedo, que lo llevaron a concluir que Rigau puede continuar alojado en la Alcaldía “desde la perspectiva psiquiátrica”, y que el “intenso malestar y angustia” que presenta es propio de un proceso de duelo “normal”, que no conlleva “alteraciones psicopatológicas significativas”.

El derrotero tribunalicio de Rigau comenzó a principios de septiembre pasado, cuando fue detenido en una sucursal del Banco Provincia cuando extraía dinero de 48 tarjetas de débito que pertenecían a presuntos empleados de la Legislatura bonaerense, y conllevó la apertura de una investigación penal por una presunta defraudación a las arcas públicas por al menos $800 millones durante los últimos años.

Otros acusados

Con el correr de las semanas, la investigación judicial por una defraudación con “ñoquis” y prestanombres abarcó también al subdirector de Personal de la Legislatura, Claudio Albini, y a su hijo Facundo Albini, concejal platense y apoderado provincial del Frente Renovador de Sergio Massa. Ambos fueron detenidos dos meses después que Rigau, y también permanecen alojados en la Alcaldía Departamental “Roberto Pettinato”.

Ahora, el nuevo traspié procesal de Rigau representa para los Albini un revés para sus esperanzas de recuperar la libertad, como les prometieron varios emisarios políticos. Y en el plano judicial sumaron al abogado Maximiliano Rusconi como defensor y Facundo sumó roces sobre la estrategia a seguir en los tribunales con su primer letrado, Gustavo Galasso, que terminó por renunciar al patrocinio.

Para Atencio, Rigau sí representaría un riesgo procesal para el avance de la investigación si se ordenara su excarcelación o se morigerara su prisión preventiva, con argumentos que también podrían extenderse a los Albini. Entre otros, la cantidad de hechos perpetrados, el alto monto dinerario defraudado al erario público, la duración en el tiempo de los delitos, la actividad desplegada por “Chocolate”, la posibilidad cierta de que influya sobre otros coimputados como los titulares de esas tarjetas de débito y, por último, la pena en expectativa.