sábado, julio 13

Axel Kicillof dijo que el Papa es un apoyo contra “los avances de la ultraderecha” y que habló con él de “la deserción del Estado” en la Argentina

El gobernador relató que expuso ante el Sumo Pontífice las necesidades de los habitantes de la provincia de Buenos Aires; no hablaron de la Ley Bases; el posible encuentro de Francisco con Javier Milei en el G7

LA PLATA.- El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, habló de la pobreza y de “la deserción del Estado nacional” en su primer encuentro con el papa Francisco en Roma. Así lo informó el propio gobernador.

El Papa recibió a Kicillof durante cuarenta minutos en el Vaticano, pocas horas antes de un encuentro de líderes del del G7 en el que el Sumo Pontífice podría cruzarse con Javier Milei. La relación del Presidente y el gobernador es de fuerte tensión.

ESCUCHAR

LA PLATA.- El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, habló de la pobreza y de “la deserción del Estado nacional” en su primer encuentro con el papa Francisco en Roma. Así lo informó el propio gobernador.

El Papa recibió a Kicillof durante cuarenta minutos en el Vaticano, pocas horas antes de un encuentro de líderes del del G7 en el que el Sumo Pontífice podría cruzarse con Javier Milei. La relación del Presidente y el gobernador es de fuerte tensión.

“Hablamos de las condiciones económicas y de la situación social de la provincia. Yo hice mención al crecimiento de la demanda de alimentos, pero también de la demanda de todo tipo de ayuda por la deserción del Estado nacional”, relató Kicillof.

Aseguró que Francisco fue muy preciso al proponer trabajar para tender una mano a los desposeídos. “Insistió en tender la mano a los que más necesitan”, fue la frase que habría manifestado el Papa.

El gobernador no conocía personalmente al exarzobispo de Buenos Aires. En la audiencia de este jueves Francisco le entregó una artesanía con la leyenda “Amar y ayudar”. Kicillof dijo: “Exactamente lo contrario que pasa con el gobierno nacional, que es un gobierno desertor de sus obligaciones”.

“Francisco es la voz de la reivindicación de la justicia social y de la casa común frente a los avances de la ultraderecha”, evaluó el gobernador. “Es un punto de apoyo para los que nos preocupamos por estos temas”, dijo Kicillof.

El mandatario provincial aseguró que Francisco “es muy importante para quienes vemos esto que sucede en nuestro país como una calamidad”. Kicillof expresó: “Tenemos en el Papa un punto de apoyo discursivo, pese a que no habla sólo a la Argentina sino al mundo”.

Entre los presentes que el gobernador le llevó al Sumo Pontífice hay un libro con discursos inéditos de Evita. Y se lo entregó acompañado por la sobrina nieta de Eva Duarte, María Cristina Alvarez Rodríguez. También le llevó una camiseta de San Lorenzo propiciada por Andrés Larroque. Este ministro no estuvo en la comitiva que sí integró, en cambio, Carlos Bianco, ministro de Gobierno.

Kicillof detalló al Papa los recortes de fondos por parte del gobierno nacional a la provincia de Buenos Aires (que estima en 5,8 billones de pesos). Detalló en particular los recortes en alimentos, ayuda social y salud.

El Papa, Milei y el G7

Según reconstruyó LA NACION, el Papa no mencionó si hablará de la situación social con Milei, a quién verá en las próximas horas en una reunión del G7 . “Parece que viene Milei”, fue la única frase que habría deslizado el Sumo Pontífice.

Es que menos de 48 horas después de recibir a Kicillof, Francisco asistirá a la cumbre del G7 de la que también participará Milei. En ese encuentro estarán los mandatarios de Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Francia, Alemania, Japón e Italia. Francisco se convertirá en el primer Pontífice que pisa una reunión del G7.

El Vaticano y la Argentina compartirán un bloque sobre inteligencia artificial. “Antes que hablar de inteligencia artificial hay que hablar de inteligencia natural”, bromeó el exarzobispo de Buenos Aires antes de recibir a Kicillof.

“El Sumo Pontífice está al tanto de toda la situación en Argentina, pero nosotros sólo hablamos de la provincia de Buenos Aires”, manifestó Kicillof.

Tras el encuentro, el gobernador se reunión con Víctor Manuel “Tucho” Fernández, exarzobispo de La Plata, con quien mantiene un diálogo personal desde antes de que Fernández fuera nombrado prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe (DDF) por Francisco.

Ley Bases

Kicillof dijo que no habló con Francisco de la Ley Bases, que a su criterio es “muy nociva”, ni de los sucesos de violencia que tuvieron lugar anoche frente al Congreso de la Nación, dado que esos hechos tuvieron lugar casi en forma simultánea con la audiencia en el Vaticano. Pero advirtió: “De alguna manera hablamos de las consecuencias de esa ley”.

“La Ley Bases es muy nociva no sólo para la provincia de Bueno Aires, también para otras provincias”, dijo el mandatario bonaerense hoy, antes de regresar a la Argentina.

“Yo atribuyo esta situación violenta al aparato represivo del Estado que actuó de modo desproporcionado. Habría que preguntarle al Gobierno”, manifestó el mandatario, que responsabilizó a Patricia Bullrich por los incidentes frente al Congreso.

“Es muy triste lo que sucedió en el país”, dijo Kicillof. “Participé de muchas marchas, todas pacíficas. Esta vez hay que preguntarle al Gobierno qué pasó”.